La cascada se origina en el punto donde las aguas de Arroyo Chico descienden para desembocar en río Limón. La superficie que ocupa esta área protegida es de 18 km2. Para llegar al Salto del Limón se utiliza, principalmente, el sendero “El Café”. En todo el trayecto existen varias paradas que ofrecen diferentes servicios como alojamiento, comida, venta de productos orgánicos (café y cacao), artesanías, alquiler de caballos y excursiones a otros lugares de interés como la Cueva del Café, Playa Morón y la Poza de los Indios. En la localidad existe la Asociación de Empresas Ecoturísticas del Salto del Limón (ACESAL), entidad que maneja todo lo relacionado a las visitas y con la que existe un convenio de gestión conjunta, desde mediados del 2003. Según los habitantes de la zona, esta cascada fue bautizada por la comunidad del Café como “La Fuente del Almirante;” pero al iniciarse las primeras excursiones turísticas a dicha cascada, desde la comunidad del Limón, se optó por llamarla “Salto del Limón.”