Las formaciones rocosas que yacen en su lecho o se levantan en sus orillas, la playa que se extiende bajo la cascada, los charcos que deja la corriente y la diversidad de plantas y animales que nutren su ecosistema terminan dándoles la razón. ¿Cómo ha logrado una comunidad de 266 habitantes empoderarse y convertir la zona en un proyecto modelo de sostenibilidad? La perfección hecha paisaje El Salto Jimenoa I fue descubierto a principios del siglo XX por unos ingleses que participaban en la construcción de la hidroeléctrica sobre el río Jimenoa. De aquella época se conservan las ruinas de una chimenea de ladrillos que los trabajadores construyeron para hacerle frente a un frío legendario que ha desaparecido con los años, por lo menos en verano.