Recostada en la falda de una las montañas que forman el parque nacional Los Haitises y rodeada de árboles centenarios, está “Laguna Cristal”, uno de los cenotes o manantiales de agua dulce más impresionante del país. Esta corriente de agua cristalina es único en la zona, por lo que tiene que ser protegido y explotado turísticamente, con sumo cuidado. Es un área protegida, ubicada en la falda de una de las montañas que da inicio al parque nacional Los Haitises por la línea divisoria de las provincias de Monte Plata, Samaná, María Trinidad Sánchez y Duarte. El color cristalino de sus aguas, lo adquiere, según los lugareños, por la penetración de los rayos solares que se filtran por las copas de los árboles. Muchos creen que la cristalidad del agua se debe a la profundidad del lago. Es una suspensión rodeada de agua en medio del bosque tropical, donde las bellezas escénicas naturales, obliga a disfrutarlo con un baño. En sus zonas adyacentes se acunan muestras significativas de bosques húmedos y pluviales, que contribuyen de manera significativas a la condensación del vapor de agua de los vientos alisios, que provocan lluvias acentuadas en los Llanos Costeros del Este.